Colon irritable

¿Qué es?

El colon irritable, cuya denominación más exacta es Síndrome del Intestino Irritable (SII). Es un cuadro crónico y recidivante, es decir,  tiende a reaparecer después de un período de curación.

Se  caracteriza  por la existencia de dolor abdominal y/o cambios en el ritmo intestinal, Algunas personas con este trastorno tienen estreñimiento, otras tienen diarrea.

 Aun cuando el síndrome del intestino irritable puede causar muchas molestias, no daña el intestino.

Se dice que una persona tiene este síndrome cuando los síntomas han estado presentes por al menos 3 días al mes durante un período de 3 meses o más.

¿Quiénes tienen más riesgo de padecerlo?

El colon irritable  muestra una clara predilección por las mujeres (14-24% frente al 5-19% en los varones) por lo tanto es casi  dos veces más común en las mujeres que en los hombres.

Suele aparecer antes de los 35 años, disminuyendo su incidencia a partir de los 60 años.

Este síndrome puede ocurrir a cualquier edad, pero a menudo comienza en la adolescencia o a principios de la vida adulta

Es más frecuente en pacientes con otras enfermedades  digestivas funcionales, en mujeres con alteraciones ginecológicas (por ejemplo dismenorrea o dolor a la menstruación) y en pacientes con enfermedades psiquiátricas.

¿Qué lo produce?

No se conoce la causa exacta de este síndrome, ni tampoco existe una prueba específica para diagnosticarlo.

Se ha demostrado que en el intestino se encuentran células semejantes a las del cerebro, el tubo digestivo está literalmente tapizado por más de 100 millones de células nerviosa y  además  el intestino  está conectado al cerebro por  señales hormonales,  que van y vienen entre ambos. Estas afectan el funcionamiento intestinal.

Las células nerviosas se vuelven  más activas  durante momentos de estrés, lo que provoca  que los intestinos sean más sensibles y se compriman o se contraigan más.

Desde un punto de vista general, lo más aceptado y demostrado, es que existen alteraciones de la motilidad es decir del movimiento intestinal  y/o de la sensibilidad digestiva, influenciadas por factores psicológicos.

En la época actual se concede una gran importancia a la presencia del estrés, como gatillante y puesta en marcha de la sucesión de hechos fisiopatológicos que provocan la sintomatología del SII.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas difieren de una persona a otra.

Los síntomas principales incluyen: Dolor abdominal, Gases, Llenura, Distensión abdominal, Cambios en los hábitos intestinales.

Dada la variedad de síntomas que pueden conformar el SII, su diagnóstico diferencial con otra enfermedad  digestiva puede ser difícil, pero la historia clínica  que obtenga el medico es fundamental para establecer una hipótesis diagnóstica y, en base a ella, la necesidad de solicitar exámenes específicos para diferenciarlo con cuadros que aparecen como similares.

Sin embargo es importante que sepan que  la presencia de sangre en las deposiciones y la pérdida involuntaria de peso no son parte del síndrome y nos debe orientar a otra enfermedad digestiva y debemos consultar de inmediato.

¿Qué hacer?

Ir al médico. En nuestro centro nuestros profesionales podrán orientarlo, si es necesario le solicitarán  exámenes como  análisis generales  de sangre y/o específicos de sangre, orina y heces, estudios radiológicos de abdomen con y sin contraste, ecografía abdominal, sigmoidoscopia y/o colonoscopia, y si es necesario o no consultar a un especialista.

Si le diagnosticaron  colon irritable seguir  bien  las indicaciones, recordar que esto puede remitir, pero reaparece si no cambio lo que está gatillando la irritabilidad intestinal. Esto pueden  ser malos hábitos alimentarios, mal higiene del sueño, un mal estilo de vida, poca actividad física, un mal manejo del stress, etc.

No use medicamentos que no le haya indicado su médico.

Dr. Fernando Espina Otero

Pediatra Hema-Oncólogo
Director Médico Mi-Doctor

Recomendaciones generales.

Algunos consejos generales serían:

  1. Coma despacio y procure masticar bien los alimentos.
  2. Evite comidas copiosas. Son preferibles comidas más frecuentes y menos abundantes.
  3. Aumente la ingesta de agua (1,5-2 litros), sobre todo si predomina el estreñimiento.
  4. Evite los alimentos que usted note que le desencadenan los episodios de dolor abdominal.
  5. Los que más pueden perjudicarle son especias, alcohol, sopas de sobre, cacao, derivados lácteos, quesos, yogurt, bollería, pasteles, helados, mantequilla, bebidas gaseosas...
  6. Aumente el consumo de alimentos ricos en fibra.
  7. Puede tomar leche vegetal.
  8. Realice actividad física diaria, como caminar, suba y baje escaleras si puede y evite usar siempre el ascensor. Bájese un poco antes de llegar a su trabajo, no use siempre escaleras mecánicas y trate de aumentar la cantidad de pasos que hace diariamente en forma paulatina.
  9. Puede ayudarle practicar técnicas de relajación para combatir el estrés.
© 2017